Educar hacia la independencia

 Fomentar la autonomía desde los primeros años de vida es la base del aprendizaje. Hace que los niños se muestren más seguros de sí mismos y de sus capacidades a la vez que aprenden a asumir riesgos y a valorar sus posibilidades de éxito.

Ayudar a los niños a ser más autónomos es una tarea relativamente sencilla, ya que se trata de permitirles tomar decisiones y asumir responsabilidades. No tienen por qué ser grandes gestas, sino más bien, habilidades y tareas adaptadas a su edad como recoger, ordenar, comer solos, preparar su mochila…La dificultad radica en ser conscientes de que tenemos que permitirles que se equivoquen a la vez que les dejamos hacer sus tareas. Las prisas son el mayor enemigo para fomentar la autonomía de los pequeños , en numerosas ocasiones, no les damos tiempo para elegir o no les permitimos hacer sus tareas ya que cuando lo hacemos "los adultos tardamos menos". 

 Familia y coleFundación CADAH y Educadiversa.org   

                        Equipo Convivencia Escolar Liceo Amanda Labarca